HISTORIA Y FUNDACIÓN DE LA COMUNIDAD SAVISTA

domingo-savio-1-728

En el barrio centenario en una casa de familia en el año de 1988 nace una ilusión y un proyecto de vida al cual dedico su juventud desde los 16 años. En el año 1.998 fue reconocida una pequeña institución educativa con un acto administrativo de aprobación oficial 5155 de S. E. que fue creciendo desde la formación de jardín infantil en pre-escolar y luego su fundadora ve en SANTO DOMINGO SAVIO el modelo de vida y de fundamento para organizar una comunidad escolar y se identifica a partir de este año como COLEGIO DOMINGO SAVIO integrando cada año un grado más de primaria hasta completar el ciclo de educación elemental. La Comunidad  Savista continúo aumentando y a la vez su planta física formando integralmente a jóvenes y niños con principios y valores cristianos y en el año de 2005 promovió a su primera promoción de bachilleres.

En el año de 2009 se incorpora la educación bilingüe y se integra el SENA para la educación técnica en los niveles de décimo y once. Hoy en día son más de 3.000 niños y jóvenes que se han educado en la familia Savista dejando en ellos por su paso en la institución una huella indeleble de principios y valores cristianos que los llevan como su mayor tesoro en los recuerdos de sus vivencias escolares, sus amigos y su formación espiritual y académica.

 

A mediados de los años ochenta una joven y humilde madre de familia con su espíritu rebelde y emprendedor, típico de aquella época, dio rienda suelta a su visión de “formar una nueva generación” inspirada por sus largas y emotivas jornadas espirituales y académicas en el colegio “San Juan Bosco” ; una tarde en la que pensaba como mejorar sus ingresos económicos sin tener que dejar a sus pequeñas hijas en manos ajenas, evoco aquel sueño que tuvo durante varios años de su infancia y juventud, donde ella estaba en el patio de recreo de su colegio jugando con mucha alegría y de repente los gritos se convirtieron en cantos de alabanza al ver que María con su hijo bajaba en una nube y se posaba en la gruta; todas las niñas se acercaron y se arrodillaron con devoción y María tomo a Jesús entre sus brazos, lo abrazo, lo beso y mirándola le dijo: -ayúdame a cuidarlo- ; desde ese momento ella comprendió la misión de su vida, tanto como madre para amar a sus hijas y como cristiana en ayudar a educar a todos los niños para que conocieran a Jesús y su evangelio. También recordó que al despertarse de ese sueño la primera vez, siendo muy niña le prometió a la Virgen, que si alguna vez tenía hijas llevarían su nombre en honor a la madre de nuestro Señor Jesucristo y lo cumplió, y es así como este evento marco la vida de una joven que sintió la vocación a la educación desde el llamado espiritual de Dios y poco a poco fue una realidad donde la Fe, el amor, la perseverancia muestran de que todo es posible “nada es imposible  para Dios” superando años de necesidades económicas, de violencia intrafamiliar y de discriminación cultural y de género “Si Dios está conmigo, quien contra mi”

bosco80_thumb[2]